Salí, vuelvo luego

Anuncios

He aquí un ejemplo

De manera similar prefiere emplear “suposiciones” a “proposiciones”, dado que las suposiciones pueden variar en el grado de compromiso con la verdad.

El metalenguaje usado por la teoría de la relevancia evidencia la tendencia hacia una teoría de la comunicación más “débil”, que contempla la importancia de las ambivalencias.

Los hablantes son capaces de acceder a interpretaciones adecuadas sobre los significados de las expresiones, puesto que pueden restringir el número de inferencias habilitadas gracias al principio de la relevancia. Este reza:

“cada acto de comunicación ostensiva comunica la presunción de su óptima relevancia”.

La presunción de la relevancia óptima de la audiencia se explica a partir de:

1) El conjunto de suposiciones (I) que el comunicador intenta hacer manifiesto al interlocutor es lo suficientemente relevante para que sea valioso para el interlocutor durante el proceso del estímulo ostensivo;

2) El estímulo ostensivo es el más relevante que podría haber empleado el comunicador para comunicar (I).

De estas especificaciones se sigue que la relevancia es una materia de grado. La teoría de la relevancia intenta dar cuenta de cómo los hablantes interpretan enunciados como el siguiente intercambio de pregunta-respuesta, en el que es preciso reponer información implícita:

  1. ¿Viene Isabel a la fiesta?
  2. Mañana empieza con los exámenes

Evidentemente los hablantes emplean suposiciones contextuales para inferir la interpretación intentada por el hablante. Intuitivamente, una interpretación plausible de ese intercambio se produce a partir de las siguientes suposiciones:

  1. Isabel se pone muy nerviosa con los exámenes
  2. Si Isabel está nerviosa con sus exámenes no va a ir a la fiesta

Sin embargo, no hay razón que impida pensar que un interlocutor podría no acceder a las suposiciones c. y d. y, en cambio, sí derivar la siguiente conclusión:

  1. Isabel se pone muy nerviosa con los exámenes.
  2. Cuando Isabel se pone nerviosa se come las uñas.
  3. Isabel se va a estar comiendo las uñas.

Y así el interlocutor podría seguir indefinidamente agregando suposiciones  y derivando distintas conclusiones (lógicamente, no hay ninguna dificultad para que esto suceda).

P.D: Este Blog entra en un receso de 11 días, por mi viaje al congeso de la FELAFACS, en Cuba, pero pretendo recoger mas información y ejemplos en aquel país.

Datos más específicos…

Muchos lingüistas creen que el desarrollo más significativo de la pragmática en los últimos años ha sido la elaboración de la teoría de la relevancia por parte de Sperber y Wilson: su libro titulado Relevancia: comunicación y cognición, de 1986, presenta un nuevo paradigma para la pragmática y, algo más ambicioso aún, una nueva teoría de la comunicación.

La teoría de la relevancia aspira a explicar no sólo la interpretación de expresiones individuales en contexto sino también los efectos estilísticos, incluyendo la ironía y la metáfora (justamente, una de las afirmaciones de estos autores es que la metáfora no es algo “especial” y que su interpretación no requiere nada distinto de lo que se necesita para la interpretación ordinaria). En contraste con las aproximaciones formales a la pragmática y las aproximaciones de la sociopragmática, la teoría de la relevancia considera que la interpretación pragmática es una cuestión psicológica que involucra cómputos inferenciales realizados por representaciones mentales, gobernados por un único principio cognitivo.

La comunicación se describe como un proceso ostensivo-inferencial, basado en los conceptos de ostensión (la señal de que el hablante tiene algo que comunicar) e inferencia (el proceso lógico por el cual el interlocutor deriva significado). Para estos autores, la comunicación ostensiva-inferencial se describe del siguiente modo:

tratando de inferir una afirmación

tratando de inferir una afirmación

“el comunicador (sic) produce un estímulo, que hace manifiesto al comunicador y a la audiencia que el comunicador intenta por medio de su estímulo hacer manifiesto en mayor o menor medida un conjunto de suposiciones a la audiencia”.